El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mitsubishi Lancer A70 1600 GSR de NOREV (c) 2018 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 12 de abril de 2018

Bedford CF 220 Auto-Sleeper de IXO/Hachette





Pertenece a la colección francesa de kiosko "Passion Camping Car" de la ed. Hachette.


En 1969 General Motors introdujo en algunos paises europeos la generación CF de Bedford, una familia de vehículos industriales ligeros cuyo fin era competir contra el exitoso Ford Transit. Con una estética claramente norteamericana (de hecho era casi un Chevrolet Van), el CF reemplazó a la anterior serie CA y se mantuvo en producción hasta 1989, pocos años antes de que la marca desapareciese del mercado.

El Bedford CF disponía de un moderno motor a gasolina de casi 1.8 litros con árbol de levas en cabeza que desarrollaba 66 CVs. y un superior bloque de 2.279 cm3 con 78. Sin embargo, el modelo destacó más por su robusto chasis y su interior, que casi parecía el de un automóvil gracias a su completa instrumentación. En cuanto a su aspecto exterior, el modelo se veía bastante moderno (en la linea del diseño industrial de los 70 que ya se anunciaba) y dejaba "viejos" a otros modelos de la competencia como la VW Combi o el Commer inglés.

Por su parte, la empresa Auto-Sleeper  es una empresa inglesa ahora propiedad del grupo italiano SEA que había sido creada en los años sesenta por Leslie Trevelyan, un campista que había adaptado su Morris J2 en 1961 con el fin de pasar sus vacaciones en Francia. Lo hizo tan bien que un dueño de taller de Bristol le pidió nada menos que cinco ejemplares, decidiendo Leslie crear pra ello una pequeña factoría en medio de un campo agrícola de Worcestershire. Para 1970 Auto-Sleeper ya tenía fama de ser un constructor muy serio y con calidad en sus transformaciones, por lo que era natural que se fijase en el nuevo Bedford pero sin descartar los Commer camping-car que se vendían como rosquillas.

Así pues, tomaron el CF y le añadieron un techo elevable de poliéster que incrementaba la altura interior hasta 1,92 metros, mejorando de paso la ventilación. Como se utilizaba la versión acristalada del furgón no era posible instalar puertas corredizas, siendo el acceso al interior mediante las dobles puertas traseras o por cabina, un interior en el que destacaba un buen pasillo central y algo en lo que se fijaron muchos posibles clientes a la hora de decidirse por el modelo.

No obstante, las virtudes de esta creación eran muchas más: un buen aislamiento de las paredes, suelo de vinilo atrás y moqueta en cabina (opcionalmente integral, algo muy estimable al poner los pies desnudos al levantarse en el frío vinilo...), pero sobre todo era su disponibilidad lo interesante, ya que en esos años las autocaravanas integrales eran algo raro en Europa y ni Auto-Sleeper las ofrecía (eso no ocurrió hasta 1977). Y, desde luego, el saber hacer inglés estaba reflejado en el mobiliario de madera auténtica laminada y creada a mano, entre otros detalles.

El buen panorama se completó con una serie de mesas y asientos plegables para crear ambiente de dormitorio o de almuerzo, colchones Dunlopillo de 10 cm de espesor para cama doble y un par de camitas para adultos que se completaba con otra para un niño en la cabina. Realmente no había ni un centímetro perdido, ya que existía también un lavabo de plástico (luego en acero inoxidable) con cocina de dos fuegos y hasta horno-grill; también podíamos encontrar el depósito de agua de 60 litros con bomba de pedal o eléctrica en opción y muchos cajones y armarios por doquier. La nevera sí era opcional, lo mismo que el WC químico.

El producto no dejó de evolucionar a la par que lo hacía el CF, incluyéndose a partir de 1973 los asientos de cabina regulables que creaban un par de camas gemelas si se extendían del todo. En 1975 la cabina disponía del acabado de lujo y se mejoró la caja de cambios, pudiendo ser automática en opción. De paso mejoraron la insonorización y efectuaron otros cambios menores con los que el modelo aguantó hasta el restyling de 1980. En cuanto a Auto-Sleeper la empresa creció notablemente a pesar del incendio de la factoría en 1992, de tal forma que cuando la italiana SEA la compró tuvo que desembolsar una suma total de 142 millones de euros...










Parece que cuanto más pequeñas son estas autocaravanas o camping-cars según sea el caso, más se despiertan nuestros sentimientos de simpatía hacia ellas, o al menos eso me pasa a mí. Es un buen ejemplo de este Bedford, antepasado de los modernos Campers (que es así como se llaman las furgonetas adaptadas a vivienda temporal). Aunque externamente es más bien simple y parece que la pintura blanca lleva algo de exceso, lo peor lo encuentro en los faros con esos odiosos "pinchitos" que afean bastante el frontal, bien realizado por otra parte. El resto puntúa bien y lo mejor seguramente es lo que no vemos del todo: su excelente interior, con el mobiliario y el puesto de conducción bien recreado. Esta es casi una constante en la colección francesa: nos perdemos un interesante habitáculo aunque en algunos (pocos) modelos al menos dejan la puerta abierta para que lo disfrutemos.



































12 comentarios:

  1. Coincido en que son super simpaticas!, muy linda esta entrega de la coleccion de campers, lastima que no se llega a apreciar bien ese interior tan bien logrado.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena, qué material tan malo el que pusieron en las ventanas... Algo que también está pasando en otros coleccionables y que fastidia mucho. Antes parece que lo resolvían mejor, por mi experiencia hablo.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Me encanta esta Bedford y es innegable la semejanza con la Transit de 2ª generación, razón llevas en lo de que cuando mas pequeñas, mas encanto y esta no es una excepción.

    Habrá que estar mas atentos a las salidas ala venta de Salvat.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De estas tan chicas hay varias, acabo de conseguir también la Leyland Sherpa y era una a la que tenía muchas granas. Aún me gustó más que la Bedford, ya la verás un día.

      Atentos a lo de Salvat, sí!

      Saludos.

      Eliminar
  3. Witaj Antonio, tak, jak napisałeś, im mniejszy kamper tym większą wzbudza sympatię;) Model bardzo mi się podoba, chociaż irytują mnie bolce w przednich reflektorach. Bez nich model byłby idealny.

    Pozdrawiam;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Witaj ponownie Szymon!
      Rzeczywiście, szkoda złego zakończenia reflektorów. W tym przypadku model wygląda tak, jakby miał twarz szaleńca lub był zezowaty ...
      Wkrótce zobaczysz inne małe modele w wersji "camping car".

      Pozdrawiamy i do zobaczenia wkrótce!

      Eliminar
  4. Otro digno antepasado de las auto campers actuales, tan en boga.
    Al parecer los ingleses también son muy campistas a pesar del tiempo de perros que suelen tener por ahí.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te quepa duda, Xavi, además he visto autocaravanas sobre base de camionetas inglesas de los años 20 que me dejaron alucinado! Los ingleses por lo visto "flipan" con las excursiones a la campiña, con sus sandwiches de roastbeef y sus cervecitas negras. Y no es mal plan.

      Saludos!

      Eliminar
  5. coincido con la pintura abundante, aunque màs me molestan los transparentes demasiado gruesos que -al menos en las fotos- no permiten disfrutar del luminoso interior.
    las luces me gustan, y ademàs veo que pusieron luces adcionales.
    de todos modos el balance es positivo, el modelo se ve sin pretenciones pero en un escalòn muy alto, bien asì para mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no le perdono lo de las luces tampoco, al final creo que esta miniatura es de las más flojitas de la colección.
      Pero siempre se salvan por que son modelos muy originales.

      Me alegro de que te haya gustado!

      Eliminar
  6. Es gracioso ver como en estos campers se aguzaba el ingenio para aprovechar el espacio, algo del cual se va reflejando en piezas de mobiliario para las viviendas actuales, cada vez más pequeñas (camas torre y rebatibles, mesas y escritorios plegables o escamoteables, maquetas de ferromodelismo suspendidas, etc.).
    Como te comentaba hace poco, a veces los detalles son difíciles de fotografiar, pero estoy seguro de que en la mano las generosas ventanas de esta Bedford permiten disfrutar de los interiores, cualquiera sea su transparencia.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble la cantidad de chismes que se pueden llegar a meter en un espacio tan chico, yo me quito el sombrero!
      Dentro de poco verás otro ejemplo, muy notable también.

      En cuanto a lo de las transparencias... parece como si un par de enanitos a 1:43 se hubiesen metido ahí dentro a hacer sus cosillas y con el calentón lo hubiesen empañado todo. Me da realmente "coraje" ese fallo en los "vidrios", que estropea en parte el resto del buen trabajo de la miniatura.

      Diez puntos menos para los de Bangladesh!

      Abrazos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!