El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Ferrari 365 GTB/4 "Daytona" de Kyosho (c) 2022 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 13 de mayo de 2022

Berliet RLCB Tractor ferroviario de IXO/Hachette

 

Pertenece a una colección temática francesa sobre camiones Berliet, de la ed. Hachette

Berliet fue uno de los constructores de vehículos industriales y automóviles que también se dedicó al material ferroviario, suministrado sobre todo a las empresas privadas y organismos franceses anteriores a la actual SNCF. Precisamente esta compañía estatal llegó a usar el Berliet RLCB hasta en los años setenta del pasado siglo, un tractor propulsado por gasolina derivado de la serie de camiones CBA que fue fabricado entre 1924 y 1928.

A partir de los años veinte la compañía ferroviaria francesa PLM (de París-Lión-Mediterráneo) decidió equiparse con tractores para reemplazar las locomotoras de vapor de maniobras, cuyo mantenimiento era más costoso y largo. Para ello contactaron con Berliet, quien a partir de 1923 les entregó seis unidades LNB basadas en chasis de vagón a los cuales colocaron unos cabrestantes para las maniobras laterales. Un año después se confirmaría un pedido de 61 RLCB, un modelo mejorado del LNB con su mismo motor de 40 CVs y caja de cambios manual de tres velocidades con opción a otra con cuatro, pudiéndose alcanzar los 20 Km/h. La transmisión se hacía mediante cadenas y los dos ejes poseían motricidad, pudiendo ser el arranque (en algunos ejemplares) mediante accionamiento eléctrico. 

Las unidades fueron posteriormente adquiridas por la SNCF ya en los años treinta al igual que el modelo sucesor del RLCB, denominado como RLD 35 B. Este vehículo portaba un nuevo motor diesel con caja de cambios renovada y de él la SNCF contó con 22 ejemplares; todos fueron entonces repintados en color verde y la última unidad se usó hasta el año 1970. No obstante algunos de ellos siguieron empleándose en empresas privadas, quienes apreciaron su fuerza de arrastre de 200 toneladas.

El ejemplar real del cual deriva la miniatura fue preservado y restaurado por el Centro de la Mina y el Ferrocarril (CMCF) de Oignies, en Calais (Francia). El modelo fue donado por una asociación francesa de modelismo ferroviario y en 2016 cuatro técnicos del taller de la CMCF lograron, en solo unos meses, dejar en estado totalmente operativo y con nuevas galas al RLCB de Berliet, recuperando los colores originales de antes de su paso por la SNCF.

  










Hoy presento la novedad de una miniatura que también posee ruedas pero que no se mueve por carretera alguna, un "locotractor" ferroviario francés que sí tiene algo en común con los camiones de Berliet: su motor. De hecho en su momento estuve dudando si comprar la pieza, pero pensándolo bien una locomotora es también un vehículo automotriz y podría tener cabida en mi colección al estar en escala 1:43. Sea como fuere se puede juzgar al modelo igual que a cualquier otra miniatura de la colección de Berliet, encontrando las mismas virtudes (el molde, la pintura, los detalles externos...) y defectos, que en este caso son muy poquitos (si acaso los pinchitos de los focos y algo de definición en los bajos). Un modelo muy interesante y que viene a completar la amplia gama de vehículos que desarrolló en su historia el fabricante lionés, pero ahora debería buscar también alguno de sus coches.



















10 comentarios:

  1. Más que bienvenida la licencia de incorporar algún material ferroviario, mas en este caso en el que es medio camión, medio locomotora. Por lo que se puede ver en las fotos, mkuy linda la réplica, color agradable (y adecuado), detalles delicados, buen fileteado, interesante la textura de su plataforma, los remaches del techo, etc, indudablemente, los pinchitos (especialmente en los faros blancos) le juegan, ligeramente, en contra, pero, absolutamente, sin desmerecer la miniatura. Vas a tener que hacerte de un tramito de vías para su exposición en vitrina (tya me salió el pretencioso). Un gran saludo. Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, sin vías está muy "triste", como pez fuera del agua. Pero bueno, este modelito es una excepción aunque por mí tendría una colección de locomotoras y vagones, yo adoro las maquetas ferroviarias y mi sueño sería ir a Hamburgo a ver Miniature Wunderland, la mayor maqueta del mundo.

      Dudé si hacerme con este tractorcito, pero bueno, al fin y al cabo el logo de Berliet es una locomotora de vapor vista de frente.

      Saludos!

      Eliminar
  2. De veras que es una curiosidad. Y muy bien hecha, tratándose de una pieza más de ferromodelismo que de diecast, pero ferromodelismo en 1/43, es decir el doble del usual 1/87. Te va a costar encontrar un vagón en escala 1/43, y si lo encuentras, te va a ocupar mucha vitrina, al menos el espacio de un camión completo!
    En cuanto a la pieza, a mi me gustaron los bajos, o al menos lo que se ve de costado, el coso para enganchar, los paragolpes, lo que se ve del interior, es muy linda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por variar, está bien... bueno, algo tiene de camión!

      Ni pienso buscarle un vagón, aparte que no sé ni si existen a 1:43. Equivale a H0? Me pierdo un poco con las escalas ferroviarias, yo lo que tuve es una maqueta de Ibertrén escala N cuando era un chaval (ahora valen un dinerito curioso).

      Es muy buena pieza y hasta el material se nota como un poco diferente, más sólido si acaso.


      Eliminar
  3. Vaya...Tan curioso como entrañable. Como dices, me recuerda a las Ibertren de nuestros tiempos, que tantos recuerdos me traen. Incluso salían en el catálogo de juguetes navideño de El Corte Inglés...Qué maravilla, por favor.

    Una miniatura, como te decía, entrañable por lo que me evoca. Pero esta puerta yo no voy a abrirla, porque ya es lo que me falta... Jajajajaja.

    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que a muchos de los que nos gustan los coches, camiones, autobuses, etc. también nos apasionan los trenes!
      Uno de mis juguetes preferidos fue una maqueta de Ibertrén y su correspondiente "set" de locomotora ALCO, coches y algunos vagones de transporte de bobinas, carbón y automóviles. Una cosa que parece tan tonta y me tenía enganchado horas y horas...

      Hasta que con el tiempo se fue estropeando todo el material y lo tuve que tirar!

      Ahora tengo esa locomotorcita en la vitrina y me recuerda esos tiempos, jeje.

      Abrazos!

      Eliminar
    2. Antonio, te confieso que al principio de mi viaje coleccionista, mi primera idea era dedicarme a los trenes, pero la deseché porque eran demasiado caros.
      Luego me enamoré de los autitos, pero el primer amor fueron los trenes, y eso no se olvida nunca.

      Eliminar
    3. Es caro el modelismo ferroviario, si... Yo también, si tuviese sitio y un buen presupuesto, le dedicaría también tiempo. Me viene esto por que de chico, donde yo vivía, tenía muy cerca una tienda de hobbyes y siempre estaba colocada una gran maqueta con las últimas novedades circulando.

      Aún existe la tienda!

      Eliminar
  4. Hace tiempo que no pasaba por aquí y como siempre autenticas maravillas las que nos muestras Antonio, en esta ocasión hasta un tractor de maniobras ferroviarias, este me encanta mas todavía si cabe.

    Enhorabuena por todas estas nuevas incorporaciones

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pau, re-bienvenido!
      Es una curiosidad que no creo que se repite y que dudé en poner, pero bueno, forma parte de la colección de Berliet.

      Gracias a ti por la visita y un saludo!!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!