El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Lancia Astura MkIV Ministeriale Convertibile de Starline (c) 2019 Antonio Sivianes Gaviño

sábado, 27 de julio de 2019

Jensen Interceptor MkII de Oxford






El Interceptor fue un automóvil deportivo tipo Gran Turismo construido a mano por Jensen Motors en su factoría de West Bromwich (Inglaterra) entre 1966 y 1976. Entre las tres series comercializadas se construyeron 6.408 unidades, siendo necesario diferenciarlas de un anterior Interceptor vendido entre 1950 y 1957. Los Interceptor estuvieron disponibles con carrocerías tipo coupé, descapotable y "hatchback" según un diseño de Touring aunque inicialmente existieron algunos de Vignale.

Algunos comentaristas señalaron que el Interceptor tomó rasgos de diseño del Brasinca Uirapuru, un modelo deportivo brasileño que contaba con un cristal trasero envolvente que hacía de portón.

Jensen Motors utilizaba motores V8 de Chrysler para su Interceptor, comenzando con un 6.3 litros con caja manual opcional o bien con la más habitual "TorqueFlite" automática. Estos modelos contaban también con diferencial de deslizamiento limitado situado en un eje trasero convencional. Ese motor producía unos 270 CVs en 1970, pero Chrysler (el proveedor) decidió adaptarlo al uso de gasolina convencional y por ello se quedó con veinte caballos menos. Jensen optó entonces por otro bloque de Chrysler de 7,2 litros para el modelo de 1971. El fabricante inglés los suministró con carburador de cuatro cuerpos que ofrecía unos 300 CVs o bien con triple carburador bicuerpo que rendía unos 330 CVs, una cifra fantástica para la época. De ese modelo, el más potente jamás construido por Jensen, se comercializaron 232 unidades.

En cuanto al interior, se contaba con un lujoso equipamiento que incluía elevalunas eléctricos, asientos delanteros reclinables, tapicería de cuero, volante de madera, radio con dos altavoces, reloj eléctrico y luces de marcha atrás en el exterior. También contaba con dirección asistida pero solamente a partir de los modelos de 1968.

Para octubre de 1969 se anunció el Mark II, la primera evolución del modelo original. Éste contaba con un renovado estilo en la calandra y los parachoques y unos grupos ópticos traseros rediseñados. También se tuvieron en cuenta las normas vigentes en Estados Unidos para efectuar el "restyling" y se ofreció como opción el aire acondicionado.

La siguiente revisión, Mark III, apareció en 1971 y nuevamente se cambió la parrilla y los parachoques. El aire acondicionado pasó a ser parte del modelo estándar y se instalaron nuevos asientos. Pero todo eso no evitó una caída en las ventas debido a las complicadas condiciones del mercado automovilístico y Jensen cayó en la quiebra hacia 1975, terminando la producción del Interceptor un año después cuando finalizó el stock de piezas. No obstante, en la década de los 80 la nueva compañía Jensen Cars Ltd. retomó la fabricación del Interceptor modernizando convenientemente al modelo sin tocar apenas el exterior. Finalmente el nuevo grupo inversor propietario decidió vender los activos a una compañía de ingeniería que llegó a fabricar 36 automóviles entre 1990 y 1993 e incluso tuvo planes para lanzar un nuevo modelo Interceptor (la serie 5) más moderno; desafortunadamente la compañía fue liquidada antes de concretar el proyecto.











Una pura delicia tener una miniatura de origen inglés de un modelo inglés y, para colmo, de la década de los 60/70! Añadiendo además lo bueno de su manufactura. Tan solo recomendaría buscar la miniatura de Oxford en otros colores que no sean el gris metalizado, como pudieran ser el rojo burdeos, el verde inglés o un suave beige. En todo caso el modelito brilla con luz propia y su aspecto entre agresivo y clásico sin ser anticuado está realmente bien recreado, sin quedar atrás el buen trabajo del interior. Tan solo me parecieron algo pobres los retrovisores y, quizás, el aspecto de la trasera. Con este modelo me quité una espina que tenía desde hace mucho mucho tiempo, ya que este Interceptor es uno de los automóviles que más me han gustado desde que lo conocí.
















                                               Un Jensen adaptado al mercado de EEUU















12 comentarios:

  1. Estupenda miniatura, con pequeños fallos, pero que tiene encanto a raudales. Me gustan mucho el frontal y la trasera, tiene buenos juegos de luces. Resultan muy verosímiles y bien detallados.
    No tanto los retros, que como suele ser habitual en estos precios, están un pelín sobredimensionados. Pero por lo demás, un notable alto, alto. Nada que ver con el de la colección de James Bond.
    Estos inventos, seguramente producto de una tormenta de ideas regada abundantemente con cerveza tibia (vamos, lo que aquí suele zanjarse en el bar con el típico ¿a qué no hay huevos?) suelen ser productos muy british, donde no podía faltar el "portaescopetas" trasero, ideal para tirotear zorros por la Campiñashire.

    Siempre he visto este coche como un poco frankenstein: cuerpo de Jaguar, frontal de un Alfa o quizás un 504 coupé, y una trasera entre un Fuego y un Pacer. Aunque eso sí, reunidas con la proverbial elegancia inglesa.
    El motor, eso ya es harina de otro costal: hasta de siete litros ¡Qué bestias! No hace falta tanta potencia en ese conjunto de pedruscos llamados Reino Unido.
    Por cierto, la versión americana, si exceptuamos los intermitentes ¿en qué se diferenciaría de la europea? Estoy viendo fotos desde otras vistas y no consigo apreciar diferencias notables.
    Así que para la vitrina (si aún queda sitio)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no perdono lo de los espejos, por que (a diferencia de tu opinión) considero la miniatura cara, o al menos para mi presupuesto. Estos Oxford no salen, y buscando muuuuucho, por menos de 30 euros y eso en esta versión que yo tengo, tan "sosa". Como te vayas a las bicolores la factura se eleva mucho.

      También creo que este coche era un batiburrillo de varias cosas, estilo italiano, interior inglés y corazón yanki. Qué bestias poniendo esos motores Chrysler! Pero supongo que debían sonar tremendo estos coches tan "machos".

      Seguramente la versión yanki traiga también motores más cuidadosos con el tema ambiental, es decir, catalizador e inyección. Algo puse referente a los carburadores, no?

      Una pieza largamente esperada por mí, no te exagero si te digo que como una década. Así que ya te puedes imaginar si le hice sitio a la vitrina...

      Eliminar
  2. Un autazo! (aunque tiene un aire al deportivo carioca Brasinca Uirapuru, que tampoco conocía)
    Creo recordar una versión integral, quizás un antecesor de la serie Quattro de Audi.
    El modelo es soberbio (para destacar la calandra cromada con fondo negro), y qué gusto ver una soberbia reproducción de un auto lindo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya lo dije en la entrada, se ve una inspiración (como poco).

      No vi nada sobre versión integral, lo que sí llevaba era un diferencial trasero de deslizamiento limitado. Quizás la versión nueva (que al final no apareció) sí hubiese sido de tracción total, quien sabe...

      Es una miniatura aún mejor en mano, te lo aseguro. Pero en bicolor es una preciosidad!!

      Eliminar
  3. Si Eduardo, creo que el FF (Ferguson formula) fue la versión de tracción total, en su momento era muy osado montarlo y también contaba con ABS y control de tracción.
    Un coche muy reverenciado en su país de origen, en Top Gear beben los vientos por él, y recuerdo que apareció en The Protectors una serie policial de gran éxito.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vi esa versión especial cuando me puse con al documentación, a ver si encuentro algo.
      Los ingleses reverenciando lo suyo, qué raro! Aunque lleve corazón yanki!

      Saludos!

      Eliminar
  4. Siempre los modelos Oxford lucen tan delicados y finos.
    Hermoso deportivo Antonio!.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Oxford son excelentes! Sin duda una de mis marcas preferidas, pero no suelen salir baratos (aunque se encuentran a buen precio a menudo en segunda mano).

      Saludos!

      Eliminar
  5. Muy bueno, tiene ciertas similitudes con el modelo Brasileño que mencionaron mas arriba, pero este diseño es único y hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya mencioné lo del Uirapuru en la entrada.
      Tengo la curiosidad por verlo, creo que Diego lo tiene a escala.

      Eliminar
  6. El Jensen Interceptor es uno de mis automóviles fetiche, junto con el Jaguar E, el Ferrari Daytona, el Facel Vega HK 500 o el Citroen SM. Yo me compré los de Neo, en coupé y cabriolet, porque fueron los primeros que salieron a un precio digno de los mortales -anteriormente sólo había uno de un fabricante británico artesanal-. Este de Neo es perfecto salvo en la esquina inferior de la ventanilla trasera, que hace esquina y no debería. El cabriolet sí es perfecto. Los de Neo son el Serie III y el coupé concretamente la versión SP. Más de una vez fui a comprar uno de Oxford, que es perfecto y encima estaba súper barato -la mitad que el de Neo o menos-, pero lo de siempre, al final hay compras que terminas posponiendo y al final se te pasa y pierdes la ocasión. Hace un año salió el FF hecho por Matrix, y me atrevería a decir que es la mejor reproducción del Interceptor que hay hoy en el mercado... al precio de Matrix (85€), pero bueno, es uno de mis coches favoritos y va. En este enlace están los 3 artículos de mi blog dedicados al Interceptor, el SP, el Cabriolet y el FF
    http://kekomovil.blogspot.com/search/label/Jensen

    A mi me gusta mucho ese color que has elegido y realmente es uno de los más típicos de este coche. Y la miniatura en tus fotos es otra tentación. Puesto que el de Neo es un serie III y el de Matrix es un serie II, como Oxford tenga un serie I creo que me tiro a la piscina.

    Saludos y un abrazo querido Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray, sí que tienes amor por el modelo! Debe ser un espectáculo ver todos esos ingleses en formación...
      Mi preferido era el Oxford en rojo burdeos, pero parece como si los vendedores lo supieran y era la versión que más cara ponían. Así que se vino el gris plata.

      Lo que no recuerdo es si es que conocía este coche antes por la miniatura o por el modelo real. En todo caso, siempre me recordó un poco por delante a los Aston Martin contemporáneos.

      Y lo que sí recuerdo es que me aconsejaste sobre dónde encontrar el modelo (una tienda española me parece), por lo que te agradezco infinitamente tu ayuda.

      Saludos y otro abrazo para tí y de Misito para el Mini, un maullido!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!