El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Tata LPO de IXO/Hachette (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 26 de junio de 2017

Ford Super Coach "Greyhound" de IXO/Hachette





Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"


Elegante y dotado con una carrocería aerodinámica australiana, el Ford Super Coach fue concebido partiendo de la base de un chasis de Ford de 1936. Este singular modelo cubría la ruta entre Brisbane y Tenterfield bajo la bandera de Greyhound y lograba alcanzar una velocidad máxima de 85 km/h gracias a su fiable motor Ford V8.

A pesar de llamarse igual que otro modelo de Ford norteamericano, nuestro modelo australiano no tiene nada que ver con el "yanki" pues éste fue realizado por la Yellow Coach Manufacturing Co., llevaba el motor detrás (fabricado por General Motors) y se conducía por la derecha.

Nuestro modelo de hoy fue realizado antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial y es un vehículo  totalmente autóctono. Su construcción comenzó en la factoría de Brisbane a partir de un camión Ford y la realización de la carrocería tuvo lugar en el taller de Watt Bros. Coach, establecido también en Brisbane. Ellos concibieron una estructura de madera con paneles de contrachapado recubiertos de chapa siguiendo la moda "Streamline" de los años 30, siendo evidente por la trasera y los flancos redondeados, las ruedas traseras carenadas o su frontal en donde destacaban los faros semi integrados y una calandra decorada con molduras en acero inoxidable. Y en los laterales brillaban cuatro largos junquillos de aluminio con el monograma de Greyhound Coaches (un estilizado lebrel), muy semejante al que lucían también los autocares de la Greyhound Lines USA.

El motor V8 de este autocar se situaba delante y era el mismo que Ford ofrecía para gran parte de su gama de vehículos industriales de los años 30, un bloque con válvulas laterales al que se le añadió un filtro húmedo de aceite para que la mecánica no sufriese demasiado con las rutas polvorientas de Australia. Dicha planta motriz consumía gasolina y tenía un cubicaje de 3,6 litros que proporcionaban 85 CVs de potencia. El consumo era más bien alto pues el peso total en carga era de 14 toneladas, pero por lo visto no carecía de empuje y además se mostró como bastante suave en su manejo.

Completaba el panorama una caja de cambios de cuatro velocidades y un sistema de frenado a base de tambores asistidos mediante aire comprimido. Y en cuanto a su interior, el compartimento principal estaba dividido por un pasillo central que permitía acceder a unas banquetas bastante separadas para permitir al pasaje estirar las piernas, siendo característica la puerta de acceso a la izquierda ya que tal y como era lo habitual en los países de la Commonwealth el puesto de conducción estaba situado en la derecha.

Autobuses como éste recorrieron millones de kilómetros por toda la geografía australiana bajo la bandera de la Greyhound (compañía que no tiene nada que ver con la homónima estadounidense), una empresa que nunca se tuvo que preocupar por la competencia ya que era la única de ámbito nacional. Su fundador fue A.R. Penfold, quien aseguró la linea entre Brisbane y Toowoomba a finales de los años 20 del siglo pasado a consecuencia de una huelga de transporte ferroviario, teniendo tanto éxito que tras el fin de la guerra mundial la compañía destacaba por su moderna flota, compuesta por vehículos Ford Super Coach y Bedford OB. Actualmente la firma se denomina como Greyhound Australia PTY Ltd y se pueden ver sus confortables autobuses "vestidos" con una librea roja para las lineas nacionales y otros con lineas amarillas fluorescentes dedicados al transporte del personal de las minas. En total, recorren casi 40 millones de kilómetros y transportan cada año unas cinco millones de personas que pueden llegar a todas las ciudades más o menos importantes de la enorme extensión de Australia.








La miniatura de hoy me dejó ciertamente impactado por sus fascinantes lineas y el exotismo de su procedencia, nada menos que un autobús de la lejanísima Australia! Pero éstas son las cosas de la excelente colección de autobuses del mundo de Hachette/Salvat, un bonito recorrido por los medios de transporte colectivos usados en una gran cantidad de paises del planeta. Y bien, nuestro australiano sigue las pautas del resto de la colección y así, para no faltar a la costumbre, tendremos la ocasión de admirar su excelente exterior y "odiar" su interior, que al menos no es muy visible. Creo que es uno de los modelos más insólitos de la colección y merece la pena hacernos con él, pues estoy convencido que con el tiempo será una pieza bastante rara y cotizada.
































21 comentarios:

  1. A esta altura ya no sorprende el buen hacer de estos modelos y el "odiado" interior.
    En este caso, ademàs del exotismo de su origen, se suma su aspecto poco usual.
    Me llama la atenciòn ese perfil que tiene en los laterales, como si fuera un bus con dos pontones, algo verdaderamente poco usual en colectivos.
    Very strange!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esa colección, como ya dije, hay casi de todos los paises!
      Y sí, es una pieza singular y original que no deja indiferente.

      Eliminar
  2. Es bonito el jodío. Más aerodinámico por la popa que por la proa. El color también le hace ganar enteros. Cualquiera diría que es australiano, ¿he dicho que es bonito?
    Interesantes estas adaptaciones, no parece un Ford ni por asomo.
    El volante parece demasiado alto y la baca y los asideros quizás demasiado gruesos, pero tratándose de un coleccionable de quiosco tampoco se puede pedir más.
    No me importaría añadirlo a mi cole.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ni lo veo bonito ni feo, es como si estuviese por encima de esas consideraciones. Y yo tenía la imagen (en aquellos tiempos) de que los "aussies" eran tipos duros y directos, no hubiese pensado que harían estas virguerías en el tema de los carrozados.

      Del interior, puedes jurar que es juguetero y básico a más no poder. Esto es lo que hay...

      Si lo quieres no tardes, pero puede también que salga en la tienda online de Salvat España.

      Eliminar
  3. Hermoso bondi!! me encantan esas lineas aerodinámicas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El chófer no quiero ni imaginar cómo iría de elegante!

      Eliminar
  4. Otra de las maravillas de la colección con una carrocería mas que atractiva.

    Gracias por mostrarlo


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, algo fino y elegante. Para llenarlo de polvo y barro por las pistas australianas!

      Saludos!

      Eliminar
  5. Así que los australianos eran capaces, en mitad de los años 30, de realizar un autocar tan original, bonito, aerodinámico y luminoso como este Ford. Qué tíos, qué afición. Porque sin ella no se puede poner en la carretera una maravilla como ésta. Y si el país es inmenso y hay que cruzarlo, nada mejor que hacerlo con estilo.
    Seguro que en el cine australiano existen también películas con sus particulares Greyhounds. Porque un vehículo así, tan bello, tiene por fuerza que provocar emociones, sensaciones y pasiones. En definitiva: historias que contar.
    Un auténtico placer para la vista y la lectura. Me ha encantado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, Bernardo! Con la pinta de brutos cerveceros con la que los suponemos, me refiero a los de aquello años... y mira!

      Por lo visto, ambas Greyhound no tienen nada que ver, ni lo tuvieron, pura casualidad. Yo me hubiese dado un viajecito por aquella época y en este "chisme" con mucho placer, salvo un posible contacto con las enormes arañas que suelen pulular por aquellas tierras...

      Me alegro de que hayas disfrutado con la entrada, la verdad es que yo disfruté mucho también redactándola. No todos los dias se encuentra uno con máquinas tan lejanas...

      Saludos!

      Eliminar
  6. No le encuentro ningún parecido a otro bus que haya visto, con ese estilo tan abombado, y las ruedas traseras carenadas, es casi art decó.
    Un vehiculo realmente singular.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensaba que era modernista o "art déco" también, pero por lo visto es "stream line", nunca te acostarás sin saber otra cosa más.

      Parece un pepino aerodinámico!

      Saludos.

      Eliminar
  7. ¡Raro como toda la fauna australiana! Y seguramente tan bien adaptado al medio como aquella.
    Estaba mirándolo , cuando me cayó la ficha de otra rareza de la colección que conocimos en tu blog : el Renault AGP de SATT .
    El modelo francés/argelino es bastante más chico (aunque la impresión artística del afiche de SATT lo vuelve muy parecido a este australiano), pero tiene criterios de diseño notablemente similares.
    Hace un par de días leía a una australiana riéndose de los británicos por calificar de ola de calor a una temperatura de "sólo 32°C".
    No sé si llegará al nivel de los desiertos argelinos , pero en aquellas tierras bajo la Cruz del Sur cuando hace calor ... ¡Hace calor de veras!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensamos igual, Capo, realmente cuando lo vi recordé el AGP y este Mercedes:

      http://asivianes.blogspot.com.es/2012/03/mercedes-classic-lo-3500-konferenzbus.html

      Existe un modelo muy parecido también en esta misma colección, por eso mismo no lo quise.

      En cuanto al calor, nosotros también nos reímos bastante de los ingleses pero tratamos de usted a los australianos. Me explico: este junio ha sido el más caluroso de toda la linea histórica conocida y en concreto en mi zona (valle del Guadalquivir) tuvimos como 14 días seguidos con más de 40 grados. Tan es así que en verano en varias provincias está prohibido trabajar en el sector de la construcción más allá de las 3 de la tarde en época canicular. Y dicen que debemos ir acostumbrándonos con el cambio climático... Aquí no nos asustamos mucho del calor, siempre y cuando tengas cerca la climatización, una buena Cruzcampo helada y un platito con altramuces bien fresquitos.

      Abrazos!

      Eliminar
    2. Hace unos años una ola de calor en Moscú mató a muchas personas. Las temperaturas máximas eran de 36°. Claro, están acostumbrados a los -20/-30° de sus inviernos...

      Eliminar
  8. Wspaniały, wygląda bardziej jak luksusowy camper, a nie autobus, ale bardzo mi się podoba;) gratuluję;)

    Pozdrawiam;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nie widziałem go w takim stanie, przyjaciela, ale myślę, że to będzie tak do białej linii i tak rundzie.

      Zbiór ten nadal zaskakuje dużo!

      Pozdrowienia!

      Eliminar
  9. Maravilloso: un autobús del pasado con líneas del futuro.
    Revisé las entradas del Mercedes Benz LO 3500 y del Renault AGP, pero para mi gusto quedan opacados ante esta hermosura.
    Como siempre, me impactan tanto el frente como la cola.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el Mercedes es el que más me gusta, y como miniatura es superior a los otros tres.
      Lo que sí que es verdad es que creo que pertenecía al partido nazi, es como un autobús de trabajo.


      Abrazos!

      Eliminar
  10. Realmente muy extraño, aunque esas molduras laterales de los guardabarros no dejan de estar emparentadas aún lejanamente con las de aquella generación del Thunderbird llamara "Bulletbird", que también se utilizaron en los Corsair ingleses. Muy lindo modelo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es de los más originales de la colección, junto con el Cityrama de Currus. Queda muy bonito en la vitrina, te lo aseguro.

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!