El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Tata LPO de IXO/Hachette (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 12 de junio de 2017

Pegaso Z 102 Berlinetta Touring de IXO/Altaya




Pertenece a la colección española "Nuestros queridos coches de antaño", de la editorial Altaya.


El Z 102 fue un automóvil deportivo tipo coupé y cabrio fabricado por ENASA en Madrid y Barcelona entre los años 1951 y 1958. Fruto del trabajo del ingeniero Wilfredo Ricart con el fin de ser una muestra de lo que la factoría española era capaz de crear, del Z 102 solamente se hicieron 84 unidades de las que hoy en día no sobreviven más de 30 que se sepa. Del Z 102 existieron 30 carrozados diferentes para elegir, tres motorizaciones distintas, volante a la derecha o a la izquierda y muchos elementos opcionales para competir, por lo que prácticamente no existieron dos modelos idénticos.

Hablar del Z 102 implica hablar sobre su creador, el ingeniero catalán Ricart. Llegado a España tras la Segunda Guerra Mundial se había creado un nombre en la Italia fascista al diseñar excelentes motores V12 de competición para Alfa Romeo (de la cual se segregaría Ferrari). Pero con los estragos de la guerra y una Italia con su industria muy destruida, Ricart decidió volver a su pais de origen y allí fue contratado por el CETA (Centro de Estudios Tecnológicos de Automoción) con objeto de colaborar en el diseño de motores para vehículos industriales. Pero Wilfredo convenció a sus jefes para diseñar un vehículo deportivo que sirviera como carta de presentación internacional de la nueva empresa, un modelo exclusivo con el que el Estado perdería dinero por cada ejemplar puesto en la calle pero que le otorgaría réditos en términos de prestigio...

Bajo el signo del caballo alado, los nuevos Pegasos fueron creados por jóvenes ingenieros y mecánicos sin apenas experiencia, pero bajo la bandera del entusiasmo lograron crear un GT que se expuso en el Salón de París de 1951 con el nombre de Z 102. En la factoría lo que se creaba era un chasis y su motor acoplado, debiendo el cliente encargar una carrocería para vestirlo (al igual que ocurría con otros deportivos de "alto standing" de la época), ya fuese Saoutchik, Superleggera, Touring o al final de su vida comercial por el español Pedro Serra.

Pero la obra de ingeniería nacional estaba representada principalmente por el chasis y el motor. El primero era un bastidor autoportante de gran complejidad y el segundo, un bloque V8 primero con dos litros y medio y progresivamente con 2.800 y 3.200 cm3. El chasis estaba hecho con acero plegado y soldado, formando un conjunto dotado con mucha rigidez salvo en la zona del suelo del habitáculo. También llevaba una serie de cunas que alojaban la caja de cambios, el diferencial autoblocante de ZF, las suspensiones, los frenos y el motor. Éste estaba hecho en una aleación de aluminio ("Silumin") y estaba equipado con doble árbol de levas por bancada, culata de cámaras hemisféricas, dos válvulas por cilindro y cigüeñal de cinco apoyos. Una novedad fue el uso del sodio líquido como refrigerante de las válvulas de escape.

La evolución de los motores tuvo como objetivo lograr unos vehículos que pudiesen ganar carreras, llegando a crearse un bloque de 3.2 litros con o sin compresor (modelo Z 102 SS) que proporcionaba hasta 280 CVs en la versión sobrealimentada.

Los Z 102 se mostraron unos vehículos muy estables y con aptitudes deportivas gracias a su estudiado reparto de pesos y a su sofisticado conjunto de suspensiones independientes, superiores a lo que en aquella época era habitual. Sin embargo, su punto débil era sus sistema de frenado mediante tambores que se fatigaban más deprisa de lo esperado.

El régimen de Franco, ávido de reconocimiento internacional, apoyó en un principio esta aventura empresarial e incluso un ejemplar fue regalado a Eva Perón. Se planeó emprender una carrera deportiva gloriosa para el modelo español inscribiéndolo en Le Mans y en la Carrera Panamericana, pero la mala fortuna en forma de desastrosos accidentes impidió que el "caballo alado" reinase en lo más alto. Lo más que se consiguió fue un récord de velocidad en Bélgica (arrebatándolo al  Jaguar XK 120 C Type) que le duró unos seis meses. Pero, como decía Celso Fernández (piloto de Pegaso), "los Pegaso nunca fueron concebidos como coches de competición, si no como turismos rápidos".









Como la economía no me da para mucho, desde tiempos "inmemoriales" aguardo la llegada a mis vitrinas de un Z 102 que no me arruine demasiado... y si uno no quiere gastarse unas cuantas decenas de euros en un NEO solo le queda la opción del Altaya de la primera colección de "Nuestros queridos coches de antaño". Pero con lo años, hasta este modelo de kiosko se ha revalorizado bastante y ya no era tan asequible, aunque armado con mucha paciencia logré hacerme con uno en perfecto estado con su caja original en una subasta de Ebay y por poco dinero. Una vez en mi poder, procedí al cambio premeditado de las llantas (las que traía eran horribles y plasticosas) por unas Borrani con fotograbado obtenidas de un donante apareciendo el resultado en todo su esplendor e igualando al resto de las virtudes del modelo. Así, contamos con una bonita pintura azul metalizada y un molde bien escalado con aceptables detalles externos y un interior muy digno, un buen representante de nuestro particular "bicho raro" excepcional y nacional, con alguna reminiscencia de Ferrari y con un logotipo de un caballo volador que, curiosamente, no tenía alas...



















                           "Desde hace medio siglo soy joven y soy aprendíz" (Wilfredo P. Ricart)













19 comentarios:

  1. El cambio de llantas convierte a esta miniatura en algo totalmente distinto. Bien hecho, Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu modelo fue el que me inspiró y me hizo perder el miedo, el donante fue un Ferrari de Art Model que se tuvo que conformar con las llantas de éste. Un buen "swap"!

      Saludos.

      Eliminar
  2. Hola Antonio! Soy Josep de Salou. Como te comentaba mientras miraba embobado el Pegaso 6035, he estado un tiempo ausente de tu blog por motivos varios.
    Este Z 102 lo compartimos y es muy digno. Con las llantas Borrani gana una barbaridad y sube muchos enteros.

    Felicidades por la adquisición y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep! Era además uno de los que me faltaba de la veterana colección. Como bien dices, merece la pena buscarse unas Borrani fotograbadas.

      Espero que el motivo de la ausencia no fuera grave, pero sea como sea siempre bienvenido!

      Abrazos!

      Eliminar
  3. Una autentica maravilla, es increíble pensar que Pegaso estaba al nivel de Ferrari, Alfa, Jaguar y de los mejores autos deportivos en aquellos momentos tan delicados para nuestro país.
    Una pieza que puede considerarse un joya en cualquier colección.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ingleses de Jaguar debieron quedarse algo extrañados de ver como un coche español les quitó el record... y más en esos años.

      Saludos y gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Una belleza!
    el color azul brillante le realza todos los detalles y detallitos,
    el interior està muy bien resuelto y las ruedas tambièn le quedaron muy bien,
    pero el verdadero protagonista es el coche mismo y sus lìneas, una sìntètica pasada en limpio de los mejores diseños de ese tiempo.
    mis felicitaciones al chef!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás hubiera estado mucho mejor otro color (el beige o el rojo le sientan de maravilla).
      Las lineas son de Touring, un gran maestro... pero los otros Pegasos también tuvieron en muchos casos bonitos "vestidos".

      Eliminar
  5. El Ferrari español, bien preparado se hubiera llevado todas las miradas en Le Mans. Y lo imagino con esas bellas y raras publicidades de la época corriendo la Panamericana.
    Gran modelo para tu vitrina amigo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se intentó Le Mans, y la Panamericana, y más cosas, pero la base y los escasos medios fallaron. No estaba el país para esos trotes...

      Abrazos!

      Eliminar
  6. Me gusta mucho la explicación, breve pero detallada, de la historia de los Pegaso de gran turismo. Caros, exclusivos, innovadores (con el sistema tranxale, por ejemplo), de mecánica complicada ,y en general, bastante poco conocidos para el gran público de su época, y también de la presente. Y además, para rematar, el caballo mitológico sin alas. Parece que la contradicción, una más en su andadura, se debía a que la petrolera Mobil reclamó sobre el escudo, pues tenían registrada su propia imagen.
    Y qué decir de su azarosa vida. Un ejemplo: según leí, en los vertederos de Vicálvaro en Madrid, se localizaron, a primeros de los 80, varios motores. De aquellos revolucionarios con válvulas al sodio. No sé que fue de ellos. Aquí, en España, hasta hace poco tiempo no se les dispensó mucha atención.
    Ha tenido que ser en las reuniones de máximo prestigio fuera de nuestras fronteras, como Amelia Island, Pebble Beach o el Retromóbile parisino, donde se expusieran como principales estas joyas de raro valor, vestidas por afamados carroceros foráneos y nuestro siempre minusvalorado artesano, el catalán Serra.
    Permíteme una anécdota: Enzo Ferrari compartía con Wilfredo Ricart la dirección técnica de Alfa Romeo. Dicen que la difícil convivencia entre ambos fue el detonante para que Ferrari saliera de Alfa para fundar su propia marca.
    Enhorabuena por buscar un Pegaso, mejorarlo y exponerlo para todos nosotros. No debería faltar algún ejemplar entre las perlas de la vitrina de todo buen aficionado español.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podía haberme extendido mucho más, pero siempre intento ser breve y no abusar de la paciencia de aquellos que me hacéis el honor de echar un vistazo. Y sí, me quedé con las ganas de explicar lo que dices de la relación de Ricart con el Commendatore, o hablar más de las suspensiones del coche...

      El Pegaso se merecía estos "zapatitos", pero en la colección del amigo Keko tienes auténticas maravillas con miniaturas de Pegaso hechas por fabricantes de mucha entidad. Te aconsejo verlas.

      Saludos, don Bernardo!

      Eliminar
  7. Nuestro Ferrari Made in Spain, el cambio de llantas justifica el fin y pra muestra un botón.

    Como bien has comentado hasta esta versión de Altaya se esta encareciendo por momentos siendo una debilidad y de obligada presencia en cualquier colección que ame los vehículos Españoles.

    Enhorabuena por esta joya Antonio


    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, para tenerlo y admirarlo mejor es necesario cambiarle las llantitas!

      Lo cierto es que lleva subiendo desde hace unos años, no hace tanto todavía se conseguía nuevo a menos de diez euros.

      Saludos!

      Eliminar
  8. Uno de los que nunca pude conseguir, lamentablemente. Se lo ve hermoso, y con esas llantas, no tiene nada que envidiarle al más pintado. Te quedó de lujo. Felicitaciones!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca estuve muy conforme con la miniatura, pero la vi en el blog de Keko con el cambio de llantas y me iluminó!

      Y fíjate qué tonteria, un cambio de llantas.

      Saludos!

      Eliminar
  9. ¡Qué alegría conseguir el modelo de un auto tan especial!
    Venia muy bien de pintura e interiores , pero con ese cambio de llantas tuvo el remate que merecía .
    (¿Viste como se le van las manos a uno cuando hay motivación? :D)

    Remarcable la frase de don Wilfredo ; por lo que dicen de don Enzo sus biógrafos , es facil suponer que temperamentos tan opuestos no se llevaran demasiado bien en Alfa Romeo.

    Un abrazo!

    PD: por lo que pude averiguar , el presente a Evita quedo sólo en intenciones ...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, todo un torpe ejercicio de modificación, Master...

      Y sí, esos dos tipos por lo visto tenían buenos encontronazos... una lástima, si hubiesen podido convivir mejor habrían logrado grandes cosas (más aún!) para Ferrari o Alfa Romeo.

      Lo de Evita tengo que verlo mejor. Sí recuerdo que uno de estos Pegasos lo tuvo el dictador Leónidas Trujillo (de la Rep. Dominicana, imagino que lo conocías) y corrió con él en algunas competiciones. Pero me parece que tuvo un accidente y fue revendido.

      Saludos & abrazos!

      p.d. Creo que a Eva no la podía ni ver la señora del Caudillo, algo recuerdo de una serie de TV que pusieron hace poco sobre la Perón cuando venía por Madrid.

      Eliminar
  10. Solo me faltaba esto. Ya estoy suficientemente "pirado" y haciendo la maruja desde el blog de un Gaucho Argentino, acabo descubriendo este....

    Pues muy bien oiga. Tarde es para ignorarlo. Y menos descubriendo esta reseña, sobre una maravilla y una oportunidad perdida.

    Imponente cambio de llantas. Ya me dirás como lo hiciste. O cual fue la víctima para hacer lo mismo con el mio.

    Un saludo y añadido a favoritos.

    (Don Gaucho pase a cobrar.... Por la publicidad y eso.... 😂😂😂)

    ResponderEliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!