El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Skoda 110 RS de Abrex (c) 2021 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 29 de septiembre de 2021

Renault Scénic MkI de NOREV

 


El Renault Mégane Scénic (posteriormente Renault Scénic) fue uno de los primeros monovolúmenes compactos de gran tirada. Construido sobre la base del modelo Mégane berlina y presentado en 1995, el Scénic (cuyo nombre derivado de unas siglas en inglés significa "Concepto de seguridad intrínseca en un nuevo coche innovador") supuso un enorme éxito para Renault al vender casi tres millones de unidades, fabricados en plantas europeas, asiáticas y sudamericanas hasta en el año 2011.

Netamente más pequeño que su hermano mayor el Espace, el primer Mégane Scénic derivaba de un "concept car" desvelado a la prensa en 1991. Fue presentado con la visión de ser "el coche familiar del siglo XXI" y mostraba numerosas innovaciones técnicas como el uso de materiales reciclables, el ABS de serie o su moderno aspecto. Sin embargo llevaba aún componentes del Renault 9 y el 11, como los motores derivados y algunas cajas de cambio.

Pero indiscutiblemente la principal virtud de este coche familiar era la habitabilidad debida a sus tres asientos traseros independientes con mesitas abatibles o las gavetas enrasadas con el suelo, en cambio no fue destacable la capacidad del maletero a pesar de tener unas formas muy aprovechables. También y gracias a sus suaves suspensiones con barra de torsión fue un automóvil que mimaba a los ocupantes en la conducción urbana, sin embargo esa blandura perjudicó al modelo en uso interurbano al provocarse unos movimientos bastante acusados en la carrocería en los cambios de apoyo.

Mecánicamente esta primera generación del Scénic llevó bloques a gasolina y a gasóleo con cuatro cilindros en línea y potencias de entre 75 y 140 CVs, incluyendo tecnologías de 16 válvulas o el "common rail" en los diesel; sin embargo en las prestaciones el antiguo motor dTi de 100 CVs era mejor. También es necesario añadir la existencia de una versión especial con tracción integral llamada RX4 adaptada al uso en malos caminos o en situaciones de baja adherencia.

El primer Scénic tuvo hasta el final de su carrera comercial tan solo un restyling (llamado en Renault como "Phase"), acontecido en 1999. Éste consistió sobre todo en un rediseño de la calandra y ópticas con el fin de otorgarle un aspecto más moderno; de paso perdió el nombre "Mégane" ya que el modelo había demostrado merecer una entidad propia y diferenciada del resto de la gama

A pesar de un precio más elevado que el de la berlina, el Mégane Scénic obtuvo un éxito inmediato que sobrepasó las previsiones de Renault, obligándolo a aumentar su capacidad de producción a tal punto que permitió a la marca del Rombo salir de un periodo de crisis financiera y emprender nuevas aventuras, como la alianza con el fabricante japonés Nissan.








Todavía recuerdo bien el "bombazo" que supuso para Renault la aparición del Scénic, fruto de un fuerte apoyo publicitario que llevó a muchos a la necesidad de pensar que el mejor transporte para una familia era un monovolumen (obviando las carrocerías familiares). Sea como sea ya hace mucho que conocía la existencia de la miniatura de NOREV, si bien solía tener precios demasiado elevados. Por ello no dudé en aprovechar la reedición del modelo en serie económica (solo trae un pequeño blíster) en la que parece ser que perdió la posibilidad de abrir la puerta trasera, algo que no me pareció importante. Sí me molestaron más algunas cosas como el aspecto de los faros, la ausencia del desempañador trasero o su pobre interior, lo bueno hay que buscarlo en la pintura, el molde, las ruedas... y poco más. 


















8 comentarios:

  1. Como dices fue un bombazo comercial, uno de esos coches innovadores con los que Renault de vez en cuando daba en la diana, de todos modos he probado los dos y me quedo con el Picasso de citroen.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi suegro tenía un Picasso diesel y siempre dijo que era uno de los mejores coches que tuvo, y habrá tenido como diez...

      Pero el Scenic fue un pelotazo de Renault.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Marcó un hito, en la época que Renault lo hacía seguido. Tenía personalidad, fué innovador, era práctico, pero, a mi entender, fué superado, prontamente, por competidores de fuste, la Picasso del doble chevrón, la zafira con sus tres filas (por nombrar dos de las mas conocidas), etc. Así y todo, habiendo pegado primero, se aseguró una buena sobrevida. En lo personal, veo los monovolúmenes como una excelente alternativa a quien necesita algo mas de espacio o como en mi caso, quien tiene la necesidad de tres filas de asientos (Kia rondo/carens del 2009, hasta ahora bastante cumplidora), aunque, comparto tu criterio, me siguen gustando las rurales, y ambas antes que los suv. En referencia a la miniatura, le veo formas respetables, pintura excelente, con un color muy acertado, faros y llantas mejorables, casi como auto de kiosco, algunos de estos Norev, mas de uno de tienda, tienen esas características, en lo personal, solo buscaría algunos de los modelos y si están a bajo precio. Saludos. Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La reedición de algunos de esos modelos de Renault fue una buena noticia, aunque la calidad no sea muy allá. Salvo el Clio RS que presenté hace poco, es excelente.

      El Scénic dio primero y por eso dio dos veces, luego los otros se apresuraron a recoger los frutos. Era normal que sus propuestas fueran mejores. De todas formas el Zafira dio muchos problemas de motor en diesel, aunque su diseño era más dinámico.

      Ahora ya es raro ver por aquí oferta de monovolúmen, se los tragaron la tierra.

      En fin, es lo que hay.
      Saludos y gracias por comentar!

      Eliminar
  3. No soy fan de Renault, no me gustan sus productos ni su filosofía, aunque debo admitir que la gama Megane les salió redondita, en sentido literal y también en sentio figurado, pocas veces he visto modelos tan diferentes compartir el mismo aire de familia, y no sólo en la calandra o la trasera.
    Las formas redondeadas estaban por doquier, y en los mismos sitios, fuera el Scenic o el cabrio, el coupe o el sedan, de dos o tres volúmenes.
    El modelo no es ninguna maravilla, se ve más bien básico, pero no sé si ameritaría comprar (y asumir la diferencia de precio) una reproducción premium, si la hubiera, por ejemplo de Spark.

    PS: quisiera saber cuánto tiempo les tomó armar el acrónimo para que quede con una palabra tan adecuada como "Scenic", me recuerda en los albores de la computación, cuando hicieron el lenguaje BASIC, que no se llamaba así por ser básico, sino por un acrónimo que en términos de complejidad no era nada básico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Renault en Europa es sinónimo de "friendly familiar". Era normal que sacasen algo como el (o "la") Scénic. Por cierto que sí que se estrujaron las meninges para cuadrar el nombrecito, sí.

      En cuanto a buscar el modelo pero hecho por otras marcas como Spark... no, definitívamente no. Un clásico desde luego que sí, pero un "electrodoméstico" no, no le veo la gracia gastar tanta pasta en esto.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Tuvimos el Scenic por aquí también y se le vió circulando por un buen rato pero ahora son escasas, casi no les he visto. Me parece que aparte de ser descontinuada, pasó como con Peugeot aquí; que los repuestos son muy caros y escasos y por eso se van quedando en el camino..
    Un vecino tuvo uno y decía que era muy bueno pero lo vendió antes de empezar a tener problemas con los repuestos.
    La miniatura es muy agradable y para mi gusto cumple. Es exactamente igual a la del exvecino.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aqui ya no quedan apenas, creo que esos Renault tuvieron muy mal envejecimiento. Por repuestos no es problema.

      Yo concuerdo, es una miniatura que por diez euros me parece correcta. Aunque le falta alguna cosilla que sí tiene la edición oficial.

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!