El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz O317K "Jägermeister" de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

sábado, 24 de septiembre de 2011

Renault 12 Gordini TL de IXO/Altaya




Pertenece a la colección francesa de kiosko "Nuestros queridos coches de antaño", ed. Altaya.

La berlina de clase media Renault 12 aparece en Francia en 1969 como sustituto del poco exitoso Renault 10, dotado de un motor de cuatro cilindros en línea, eje trasero rígido y algunas novedades en comodidad interior como el maletero iluminado, el reposabrazos central, espejos de cortesía y, sobre todo, su calandra de plástico negro.

La versión del Renault 12 más potenciada, destinada para el mercado francés y aparecida en 1971 se denominó "Gordini". Este vehículo se merece capítulo aparte debido a su carácter deportivo. Obtenía una velocidad máxima de 185 Km/h gracias a su motor de litro y medio y 113 CVs, altamente modificado en los talleres del "brujo" Amadeo Gordini. Los cambios afectaron a la alimentación (dos carburadores horizontales de doble cuerpo Weber), cigüeñal, árbol de levas y la adición de un radiador de aceite. Disponía de una caja de cambios de cinco velocidades y el equipo de frenos era de discos a las cuatro ruedas. Además llevaba un depósito de combustible modificado para albergar 89 litros y la boca de llenado no iba al lado de la placa de matrícula trasera como era habitual en los demás R12.

Como era natural, para diferenciarlo externamente se pintó con el famoso color "Azul Francia", con bandas blancas, toma de aire en capó, faros antinieblas y llantas de cinco pulgadas. En su habitáculo llamaba la atención su volante de tres brazos, el cuentarrevoluciones y tapicería específica. Y para quien no tuviese bastante, Gordini proporcionaba un kit de competición que servía para correr en la Copa nacional Gordini, celebrada entre 1971 y 1974.

Esta versión nunca apareció en España , teniéndonos que conformar con la TS (más enfocada hacia el confort). Ni que decir tiene que un Gordini en buen estado es una pieza muy valiosa para el aficionado, llegándose a cotizar bastante hoy en día.







En cuanto a la miniatura, en líneas generales corresponde a lo esperado en cualquier coleccionable de Altaya, aunque en esta ocasión el molde y el detallado externo parecen un poco por encima de la media, llevándose la nota negativa el aspecto de las luces traseras y la monotonía del interior. Sin embargo, es un modelo muy atractivo y que luce vistosamente en la vitrina; todo un clásico que sería una pena perderse.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!