El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Citroën Visa II Club de IXO/Altaya



Pertenece a la colección de kiosko de Altaya "Nuestros queridos coches años 80", edición francesa.

El Visa fue el exitoso sucesor del Ami 8, introducido en el Salón de París de 1978 y sobreviviendo en el mercado diez años. Estaba basado en la plataforma del Peugeot 104 y su enemigo natural en su país de origen fue el Renault 5. En el momento de su lanzamiento sorprendió por algunos detalles tales como el limpiaparabrisas monobrazo, puertas delanteras con amplia apertura, el famoso "satélite" de mandos del salpicadero (hasta 1985) y su encendido electrónico integral desarrollado por Thomson.

Inicialmente, el Visa se movía gracias a un bicilíndrico de 652 cm3 o un bloque de cuatro cilindros y 1.124 cm3 con 57 CVs (versión "Super"). Este vehículo, sin embargo, mantenía cierta pobreza exterior y para 1981 se lo renovó estéticamente con la colaboración de Heuliez, denominando al nuevo modelo como Visa II. Los cambios consistieron en una nueva calandria más agradable y sobria, paragolpes rediseñados y la aparición de molduras laterales. Realmente, esta renovación tan temprana (solo dos años después de lanzado el primer Visa) tenía razón de ser debido a la pobre acogida del modelo original, que no llegaba a vender ni la mitad de la cifra de ventas del Renault 5 (al que nunca inquietó).

Progresivamente aparecieron modelos más "vitaminados", como la GT (80 CVs), Chrono (93) y GTi (105 y luego 115 caballos de potencia). Y para aquellos que pensaban más en la economía, Citroën les ofreció una motorización diesel 1.7 con 60 CVs que obligó a ensanchar el eje delantero del vehículo pues el motor no cabía tal cual en su compartimento...

Finalmente, y a modo de curiosidad, Heuliez construyó una versión descapotable de cuatro puertas ("Plen Air") que vendió solamente unas 2.600 unidades y solo durante dos años, de estética francamente poco afortunada.









El modelo de Altaya adolece de ciertos fallos (como las luces traseras monocromáticas y de gran tamaño, o unas ruedas sobredimensionadas) pero en general se halla en un nivel general medio. La nota se eleva sobre todo por su interior, el pintado y las ruedas de aleación. Es una verdadera lástima, cuidando un poco los detalles podía haber sido un modelo mucho mejor pero si queremos más fidelidad tendremos que buscar en Minichamps o UH, aunque la pieza nos saldrá por bastante más dinero.





















2 comentarios:

  1. hermoso modelo (este sí llegó a nuestro país en los ochentas),
    muy bien resuelto.
    ruedas, baguetas, limpiaparabrisas, espejito,
    forman un conjunto entrañable,
    e infaltable en cualquier colección.
    pd: basta de superautos!

    ResponderEliminar
  2. Pero han debido envejecer muy mal, al menos por aquí no se ve ni uno circulando desde hace tiempo.
    Yo tampoco soy muy amante de los "supercars", tengo muy pocos en mi colección, los que hay son de los 70. Los actuales no me llenan mucho, la verdad. En otros foros les llaman "lavadoras", con eso te lo digo todo.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!