El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Lamborghini Miura de IXO/Altaya




Pertenece a la colección de kiosko española "Dream Cars", de la Ed. Altaya.


El Lamborghini Miura fue un automóvil deportivo con carrocería coupé producido entre 1966 y 1973. De él solamente se produjeron 764 unidades y fue fruto de la iniciativa de Gian Paolo Dallara y Paolo Stanzani, quienes habían presentado en 1965 durante el Salón de Turín un chasis de chapa plegada al que llamaron TP400. El modelo aprovechó la idea del motor central ya exhibido por el Ford GT40 o el Ferrari 250 LM, pero en esta ocasión el motor estaba situado en posición transversal, ahorrando en dimensiones. Bertone quedó entusiamado por el proyecto y se decidió que él sería el que diseñaría la carrocería mediante la participación del jefe de diseño Marcello Gandini.

El nombre "Miura" se refiere a una ganadería española de toros bravos (recordemos que Ferruccio Lamborgini era de signo Tauro) y fue el primero de una larga tradición automóviles bautizados con nombres de la tauromaquia española. Cuando fue presentado, el Miura causó una fuerte impresión en el público que había acudido a verlo en el Salón de Ginebra de 1966 y dio inicio a una nueva era: la de los coches superdeportivos.

El modelo inicial llevaba un impresionante motor diseñado por Bizzarrini, un bloque V12 de casi cuatro litros con seis carburadores de doble cuerpo que sobrepasaba los 300 CVs. Posteriormente fueron sucediéndose diversas series (P400S, SV, Jota, SVJ) que fueron aumentado su potencia hasta casi los 500 CVs. La caja de cambios era manual de 5 velocidades, la suspensión independiente y el sistema de frenado era a base de discos en todas sus ruedas.

El Miura está considerado como un hito en la automoción europea y ha sido declarado por varias revistas especializadas como uno de los mejores coches que nunca se hayan construido. Propietarios tales como Frank Sinatra, Elton John, Hussein de Jordania o Russell Crowe pueden atestiguarlo, si bien los defectos no escaseaban: era inestable y difícil de conducir y con cierta propensión al incendio espontáneo...





Y en cuanto a la miniatura, es necesario decir que pertenece a una serie económica de kiosko y aunque no pretende competir con las propuestas de Kyosho o Minichamps lo cierto es que se defiende bien. El molde es muy aceptable y el detallado externo es suficiente, contando con unas ruedas bien hechas y un interior "ni fu ni fa". Quizás un coche tan excepcional merece tener una miniatura más realista, por lo que no descarto sustituirla algún día.






















2 comentarios:

  1. otro monstruo sagrado.
    yo tengo este mismo modelo, también de ixo pero en color rojo y con las luces delanteras levantadas.
    curiosidades de la vida.
    (me gusta más el tuyo)
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo vi con los faros levantados!
      Éste es pasable, simplemente.

      Abrazos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!