El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz O317K "Jägermeister" de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

sábado, 10 de octubre de 2015

Vauxhall Viva HB LS de Vanguards




El Viva fue un pequeño automóvil familiar lanzado en septiembre de 1963 por la compañía inglesa Vauxhall (el nombre se usa aún hoy en día para comercializar los productos de Opel en las Islas) con el fin de plantar cara a vehículos como los Ford Anglia y Morris Minor. Es la versión equivalente al Kadett A alemán y conoció tres generaciones (HA, HB, y HC) hasta 1979. Fueron en total producidos millón y medio de unidades entre diversas fábricas emplazadas por medio mundo, como Asutralia, Canadá o Portugal y estuvo disponible con muchos tipos de carrocería (sedán de dos y cuatro puertas, pequeña furgoneta o familiar de tres).


El objeto de nuestro comentario de hoy es el tipo HB (Envoy Epic en Canadá), estando disponible en catálogo entre 1966 y 1970. Más grande que su antecesor, este automóvil seguía la corriente de diseño norteamericana "botella de Coca Cola" y tal cual fue diseñado allí, siguiendo la estela de los Chevrolet Caprice o Impala. Básicamente llevaba el mismo motor de cuatro cilindros en línea que el HA pero con su cubicaje aumentado hasta los 1.159 cm3 inicialmente, viniendo luego motores con doble carburador de 1,6 y 1.9 litros. La novedad principal fue la aparición de la carrocería de cuatro puertas diseñada por Holden en Australia y un nuevo esquema de suspensiones, abandonando la clásica McPherson con ballestas que seguían llevando sus rivales.

Y poco más de bueno se podía decir de un modelo muy decepcionante en casi todos los aspectos. Empezando por la baja calidad de su sistema de frenos, una carrocería muy frágil que se veía atacada prontamente por el óxido y la sal que se esparcían en las carreteras inglesas, continuando con una caja de cambios automática que penalizaba mucho las prestaciones del HB y terminando por una pobre calidad general de construcción.

 Medio millón de estos coches fueron producidos, de los que han sobrevivido pocos pero algunos de ellos son piezas rarísimas y muy buscadas, como la versión Brabham SL/90 desarrollada con la ayuda del campeón inglés Jack Brabham. Esta serie especial llevaba unas bandas negras laterales y un motor modificado con un árbol de levas diferente, suspensión reforzada con barras estabilizadoras, escape diferenciado con un colector diseñado ex-profeso y algunos detalles de estilo en el interior. Si no es posible actualmente hacerse con uno hoy en día siempre queda el consuelo de hacerse con la alternativa, la versión GT que aunque no era tan espléndida sí contaba con algunas mejoras, como la posibilidad de comprarlo con el motor 1.9, los frenos de disco delanteros y el tanque de gasolina con mayor capacidad.





Y revisando la fina miniatura de Vanguards apreciaremos su molde, una pintura exquisita y bien aplicada y buenos detalles externos (paragolpes, luces, tampografía o matrículas). En esta ocasión el interior parece un poco mejorado con respecto a lo que suele "perpetrar" Vanguards, abandonando un poco su clásico tono monocolor. Suele suceder en esto del diecast que exista algún aspecto malo, o mejor dicho menos cuidado, y en esta ocasión el "galardón" se lo lleva el par de retrovisores (que uno mismo ha de situar!).













                                                               Un Vauxhall Viva GT










16 comentarios:

  1. Veamos :
    En líneas generales , y a pesar de tener la cola más larga y marcada , me recuerda bastante al Hillman Avenger . No es feo auto , lástima que haya tenido esas pegas ; afortunadamente la miniatura luce muy bien y está a salvo de la corrosión .
    ¿Los espejos venían aparte , en un paquetito ? . No te quejés , que al pobre dueño del GT de la foto , no se los dieron ni sueltos y seguro pagó unas cuantas guineas más que vos .

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ejemplo de coche bonito pero mal rematado, no creo que haya mucha gente que tenga buen recuerdo de él. El Brabham sí que era harina de otro costal...

      Los espejos vienen en una pequeña matriz y hay que separarlos y luego pegarlos con cuidado... Me recordó un poquito cuando montaba tanques a escala de Tamiya.

      El tipo pagó mucho más, pero claro, recibió mucho más a cambio!

      Abrazos british green!

      Eliminar
  2. Me recuerda mucho al Dodge 1500 que tuvimos por aquí; autos que en tamaño real no lucen mucho, pero que en la vitrina suman ya que no desentonan.
    Contá el tema de los espejitos!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, este coche debe recordar a otros diez mil por lo anodino de su diseño, pero seguro que te gustó más que el Agila!
      Lo de los espejos es tal cual te dice Diego abajo, un "rollo", los de Vanguards me deberían pagar un jornal por la cantidad de espejitos y matrículas que llevo puestos.

      Abrazos!!

      Eliminar
  3. Pobre Vauxhall, qué predicamento!
    hay autos que salen malditos, aunque yo culpo a los fabricantes, son ellos quienes deciden usar chapa de mala calidad o componentes con especificaciones insuficientes.
    Y si bien a mi tampoco me gusta el modelo (ya hablamos que los opel/chevrolet pequeños no son de mi agrado), aplaudo a Vanguards, que nunca me defrauda.
    Y si además le mejoraron el interior, el aplauso es de pie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, muy buena miniatura y mal original. En esos años 70 la chapa solía ser un desastre, lo mismo le pasaba a los italianos que a los ingleses o algunos alemanes. Creo que esa década ha debido ser la peor en cuestión de calidad de ensamblaje, al menos en Europa.

      El interior es mejorcito de lo habitual, pero sigue sin estar ni mucho menos a la altura del resto. Seguiremos esperando.

      Eliminar
  4. Los espejitos vienen en un plástico blandito que contiene el auto dentro de la caja de cartón de Vanguards. Si cuando los abrís se te cayeron sin darte cuenta... los perdiste!. Por lo general además de ensartarlos en los agujeritos hay que agregarles un poco de pegamento, porque suelen quedar flojos, moverse para cualquier lado en el mejor de los casos, o salirse y perderse en el peor. A mí me gustan mucho el auto y la miniatura. Lo veo muy parecido al Ford Corcel brasilero.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo iba a explicar yo pero tú me ahorraste el trabajo, muchas gracias!
      Los Vanguards está claro que debían llevar una advertencia en la caja avisando que enfermos de Parkinson no deben adquirirlos.

      Te digo como arriba a otro amigo, a mí y a tí y al resto les debe recordar como a medio millón de coches setenteros del mundo.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Un buen Alemán al que los años le sientan bien

    Este Vauxhall al igual que los Vanguards de esta época están casi de realidad

    Una muy buena entrada


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en este caso inglés readaptado...

      Saludos y gracias por la visita!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Entonces es que se quedaban los agujeros visibles...
      Curioso el sitio donde los lleva, como los coches japoneses.

      Saludos!

      Eliminar
  7. No conozco bien el auto, hasta hoy que le veo (lástima por su calidad que mencionas) pero creo que me gustaría mas sin los espejos, al menos no hasta adelante.
    Al real, también se los habría cambiado de lugar..
    Y su linea me gusta, así como realzada antes del poste C
    Como de botella de Coca Cola, que bien dices.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ed, como diseño a mí también me agrada aunque estaba un poco visto ya. Es ese tipo de coche que uno recuerda de pequeño cuando le decían que dibujase uno... te salía este diseño!


      Saludos!

      Eliminar
  8. A mi me gusta el modelo, está dentro de lo habitual de esa época y marca, parecido al Opel Diplomat en el frontal, con esos faros rectangulares, quien haya tenido la miniatura de Matchbox Lesney sabrá a qué me refiero.
    Lo de los espejos a mí no me molesta, al contrario es un guiño al hobbista como para que interactúe un poco con su nueva pieza, en vez de sacarla y mandarla a la vitrina sin más trámite.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi personalmente no me molesta mucho, pero me pongo en el lugar de alguien que no vea bien o tenga mal pulso y entonces lo veo como algo negativo. Sin contar con que te obligan a comprar pegamento.

      De Matchbox estoy muy "pegado", aquí le tirábamos más a Guisval, Pilen y otras marcas nacionales pero ya luego fueron entrando sobre todo los franceses e ingleses.

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!