El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Pegaso Comet 2030 "Leche Pascual" de IXO/Altaya (c) 2021 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 30 de julio de 2021

Renault 5 Alpine Turbo de Fabricante desconocido

 


El Renault 5 fue un automóvil urbano construido en España y Francia entre 1972 y 1984 en su primera generación. Su número se refiere a la cantidad de caballos fiscales de potencia según la reglamentación francesa y estuvo disponible con carrocería tipo "hatchback" en tres y cinco puertas; esta serie conoció un gran éxito al lograrse vender unos 5,5 millones de ejemplares sobre todo en Europa.

En marzo de 1976 se había lanzado la versión creada por el constructor galo Alpine en torno al motor "Cléon-Fonte" de 1.397 cm3 con cuatro cilindros en línea con una potencia de 93 CVs. El modelo incorporaba una caja de cambios manual de cinco velocidades procedente del Renault 16 TX y alcanzaba los 175 Km/h, siendo fácilmente reconocible por su decoración externa específica "A5", por sus parachoques negros con antinieblas integrados, su retrovisor externo abombado y por las llantas Gordini de chapa. El interior era el mismo que el del acabado TS pero con asientos envolventes y un volante de tres radios; en 1978 tuvo unas nuevas llantas en aleación y un año después se vendía con un interior totalmente renovado salvo el volante.

El R5 Alpine también llevó frenos de disco procedentes del Renault 12 pero las barras de torsión, los amortiguadores y estabilizadoras eran específicos. Pero en Alpine estimaron que el chasis podía dar más de sí y también contó el hecho de que apareció una nueva concurrencia (formada por, entre otros, el Volkswagen Golf GTi); así pues decidieron añadir en 1981 un turbocompresor. Esa tecnología de sobrealimentación había dado a Renault muy buenos frutos en el campo de la Fórmula 1 y además se había experimentado ya en el desarrollo y comercialización del R5 con motor central.   

En el caso del Alpine Turbo además se elaboró un curioso montaje con un carburador de doble cuerpo aspirado contrariamente a lo habitual (carburadores estancos "sopladores"), de esa forma hubiese sido posible incorporar un "intercooler" para incrementar aún más la potencia, que de serie era de 108 CVs. Este modelo iba dirigido sobre todo a ser la base para competiciones y externamente se distinguía por sus llantas de aleación y los anagramas e inscripciones "Turbo".  

Tras finalizar la producción en 1984 y haberse vendido unos 26.000 ejemplares de la versión Turbo, esta variante del R5 dejó lugar (al igual que sus hermanos) al nuevo modelo "Supercinco", que también tendría su versión sobrealimentada aunque ya sin el glorioso apellido Alpine.








La verdad, no sé quien es el autor de esta pequeña gran miniatura pero realmente "se lució", pudiendo haber sido por finura obra de Universal Hobbies aunque también hay algún puntillo a favor de ser un PCT de kiosko (por la falta de detalle del interior). Pero es necesario admirar la calidad de la pintura, su molde excelente y los detalles externos, aunque esas llantas con tres bulones no me suenan de nada. Peor nota para las luces traseras, poco realistas, y para esos horribles limpiaparabrisas. Para finalizar aportaré el dato de que el modelo lo comercializa Salvat en España y que formó parte de la colección europea "Generation GTi", de la cual se ofrecen en la tienda tres modelos más aunque por ninguna parte se menciona la procedencia.  















6 comentarios:

  1. Lindo e interesante auto el R5, del que, si bien mencionás que hubo 5 puertas, no lo conocí hasta que hubo super cinco (y sería justo considerar al 7 como un 5 de 4 puertas y tres volúmenes). Interesante la historia de una apurada gestación sobre varios elementos del 4 y 6, con un estilo mucho mas moderno, y, ni que hablar de sus versiones especiales (algunas modestas de solo estética, otras mas presumidas, como esta, y los bestiales culones turbo de motor central). Estuvieron haciéndose unas cuantas pruebas para fabricarlo en Argentina, pero, lamentablemente, ese proyecto no prosperó, y, solamente, se importaron unos cuantos con la apertura del 79/80. A la miniatura, al menos en fotos, se la ve muy resultona, excelente pintura, frontal muy cumplidor, una zaga que no deja dudas del modelo que muestra (al menos en fotos no veo tan tremendas las luces)y, como bien acotás, el interior poco esmerado. En cuanto a las llantas, solo las vi en alguna foto, y, de ser mio, le daría un retoque oscuro, entre los radios, para asemejarlas a las reales, me parece que sería un toque no muy complicado, pero bastante efectivo. Muy interesante que ocupe su lugar en la vitrina. Un saludo. Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Renault sentó las bases del urbano moderno con el 5, un modelo que fue un exitazo aquí en España, Francia y media Europa. Yo ceo que fue uno de los mejores coches que nunca hizo la marca del rombo.

      El Siete fue un "experimento" que salió solamente en España, no fue mal en ventas pero esa estética tan extraña no convenció a muchos. En todo caso, estos modelos yo creo que hubiesen funcionado bien en tu país, por lo duros que eran y lo económicos en mantenimiento.

      Pasando a la miniatura, esas luces es que me parecen como "gominolas", les metieron demasiada anchura y en la mano destacan demasiado. Pero creo que mejoraron con respecto a las que metieron en el Cinco base de Altaya (el link está marcado arriba en la palabra "Renault 5" arriba, en naranja). Pero creo que los mejores R5 los hizo UH, por lo poco que he visto.

      Gracias por lo del "pincel seco" en las llantas, pero ya sabes que no me animo mucho con ello...

      Saludos y un abrazo, y gracias por comentar, Luis!

      Eliminar
  2. Una preciosidades! tanto el modelo original como la miniatura.
    Me encantan los Alpine, con su característico tono de color azul, esas llantas ochenteras y las pegatinas con el logo Alpine.
    Particularmente prefiero estos modelos de 5, tanto el Alpine y el Turbo2 a los posteriores modelos basado en el Supercinco.

    Touché que dirian los vecinos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, aunque el Supercinco GTi me encanta!!
      Debe costar mucha pasta hoy día un Alpine en buen estado. No te digo nada un "culo gordo".

      Saludos!!

      Eliminar
  3. A mi no me disgusta. Las ruedas son el menor problema porque son cambiables sin siquiera desarmar el autito.
    Las escobillas podrían ser más delicadas, pero tengamos presente que es un modelo pequeño y esas escobillas deben ser más pequeñas aún.
    Y las luces traseras, creo que dan cuenta de la antigüedad del modelo, no menos de quince años.
    Yo lo miro y veo un R5, perfectamente natural, y me gusta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las ruedas no me refiero a que sean malas, si no que nunca las vi montadas en ese modelo. No estoy seguro de si se equivocaron o no.

      Quizás el molde sea viejo, pero si es así "chapeau", es excelente. Hasta puedes ver el agujerito lateral bajo cerca del eje trasero, que me imagino que era para colocar el gato.

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!